09/06/2016 10:16:00 LOCAL

A 34 años de Malvinas

Como resultado de la información provista por observadores adelantados argentinos se pudo detectar el desplazamiento de una patrulla de los Servicios Especiales Británicos que se acercaba a las posiciones argentinas con la misión de exploración y reconocimiento aprovechando ciertos accidentes del terreno que le proporcionaban cobertura para ocultar su movimiento.

Esto ocurría en proximidades de las posiciones del Regimiento de Infantería 4, razón por la cual el día anterior se había instalado una emboscada a cargo de la Compañía de Comandos 602 en el sector occidental de la posición del Regimiento. Este hecho no pudo concretarse dado que el enemigo pasó fuera del alcance efectivo de las armas propias.

En la noche del día de hoy, con el refuerzo de tropas especiales de Gendarmería Nacional, se instaló nuevamente la emboscada. En la fría y cerrada noche, el jefe de la fracción toma conocimiento de la aproximación del enemigo, sin tener oportunidad de alertar al resto de la Subunidad.

Una inesperada explosión interrumpe la sorpresa y se desata el enfrentamiento entre las fuerzas especiales. Cuatro soldados británicos atacan a dos comandos argentinos que se encontraban con una ametralladora, para ellos era vital neutralizarla por el daño que les estaba causando. Un certero disparo con un arma antitanque del enemigo hace impacto sobre el arma y el cuerpo del suboficial, que la operaba provocando su muerte, resultando herido el oficial que se encontraba a su lado. 

El enemigo se aproxima y ejecuta un tiro de gracia sobre el oficial, donde aparece la mano de Dios para salvarle la vida, al retener en la cuenta del rosario que llevaba en su cuello, el proyectil disparado a corta distancia.

El enemigo lo dio por muerto y comenzó a retirarse. El Oficial argentino pese a sus heridas, se reincorpora y logra batir a los cuatro ingleses.

En forma inmediata el fuego de las fracciones se desató en forma intensa, produciéndose el repliegue de la fracción enemiga llevando con ellos sus muertos y heridos.

Como resultado del enfrentamiento los comandos argentinos sufrieron cuatro bajas , dos muertos y dos heridos. El enemigo, acusó treinta y tres bajas, dieciocho muertos y el resto heridos.

Los caídos en combate fueron el Sargento del Ejército Cisneros y el Sargento de Gendarmería Acosta.



Agregar comentario:
@ Un nombre que se mostrara al público.
Al enviar un comentario acepta los terminos del servicio.
Comentarios desde Facebook: