14/10/2016 13:14:00 LOCAL

La moto del futuro que imagina BMW no necesita casco

Dentro de 100 años (seguramente menos) veremos motos así. Cumplir un siglo de existencia es motivo de fiesta y regocijo, algo que tiene claro BMW. La marca bávara ha decidido celebrar sus 100 años mirando a los 100 que están por venir y atreviéndose a suponer cómo será los vehículos para entonces. 

El que abrió la veda fue el BMW Vision Next 100, después llegaron las propuestas para MINI y Rolls-Royce y ahora le toca a la rama de motos de la empresa: así es la BMW Motorrad VISION NEXT 100, la moto del futuro.

Y no hay que temer: al menos sobre las dos ruedas, el fabricante no espera (o quiere) que intercedan las tecnologías autónomas. Es más, este prototipo está pensado para que cualquier piloto, sea cual sea su habilidad, pueda montar enmoto para disfrutar y llevar sus límites cada vez un poco más allá.

Bonita declaración de intenciones, pero ¿en que se traduce este planteamiento? En primer lugar, en el mecanismo de autobalance. Este tecnología permite que la moto mantenga su verticalidad en todo momento, esté parada o en movimiento. Esto además evitaría que el piloto cayera al suelo. Por tanto,  como se ve en las imágenes, no sería necesario llevar ni  protecciones ni casco (recordemos: es un ejercicio de diseño).

En su lugar, BMW ha diseñado un traje que se adapta a la situación, modificando su temperatura, inflándose para ofrecer más resistencia a altas temperaturas, vibrando en según qué zonas para avisar de datos de navegación o peligros, etc.

Y no es lo único que se adapta. La propia moto, de aspecto naked, está diseñada para que sus superficies ofrezcan la misma protección contra los elementos que una carenada, y cuenta con un sistema llamado FlexFrame, que permite que el bastidor se “tuerza” en la dirección en la que el piloto gira el manillar. Así facilita la toma de curvas.

El sistema es similar al que utilizan muchos coches con eje trasero direccional, que a bajas velocidades gira en el sentido opuesto a las ruedas delanteras, acortando virtualmente la distancia entre ejes y mejorando la capacidad de giro.

Y, hablando de la moto del futuro, la conectividad no podía estar ausente. El piloto estará permanente conectado con la moto gracias a un visor (recordemos que no lleva casco). Este, que permanece “limpio” al mirar al frente, ofrece cuatro áreas de información que se activan al desviar la vista.

Un detalle curioso es el diseño del motor, que imita el clásico bóxer propio de BMW, a pesar de ser uno eléctrico.




Agregar comentario:
@ Un nombre que se mostrara al público.
Al enviar un comentario acepta los terminos del servicio.
Comentarios desde Facebook: