19/01/2017 12:31:00 LOCAL

Hace 200 años, se iniciaba el heroico cruce de Los Andes

El Gobierno de la Provincia realizará este año la octava reedición de la Expedición Auxiliadora Zelada-Davila, parte de la campaña libertadora del General José de San Martin que cruzó por la cordillera de los Andes. 

Con motivo de celebrar los 200 años de la gesta sanmartiniana, y reivindicar a los cientos de riojanos que jugaron un rol fundamental para la historia de la patria y Latinoamérica, el Gobierno de La Rioja lleva adelante diferentes homenajes en distintos puntos de la provincia y culminará la celebración el próximo viernes 20 con un acto protocolar en el Hito internacional de Comecaballos, en la cordillera de los Andes. Se contará con la presencia del gobernador Sergio Casas y autoridades de Región de Atacama, Chile.

La conmemoración por el Bicentenario de la Expedición Auxiliadora Zelada – Dávila comenzó el pasado viernes 13 de enero en la Plaza San Martín en la localidad de Guandacol, departamento Felipe Varela, donde se realizó la despedida simbólica a los gauchos de ese pueblo que participan de la gesta. Finalmente en la madrugada del sábado 14 partió esa columna rumbo al refugio de Comecaballos a lomo de mulas y caballos en una aventura llena de identidad patriótica que durará 7 días. 

Allí, el próximo viernes 20 de enero, los gauchos guandacolinos esperarán a la columna que encabezará el gobernador Sergio Casas y el vicegobernador Néstor Bosetti, para juntos llegar al punto límite entre Argentina y Chile, y recordar esta gran gesta libertadora que ideó el General San Martín y que en esta parte del país, contó con la destacada participación del Teniente Coronel Francisco Zelada y el Coronel chileciteño Nicolás Dávila.

Con la particularidad de conmemorarse este año los 200 años de la Expedición Auxiliadora Zelada-Davila, el Gobierno de la Provincia decidió realizar la colocación de placas recordatorias en los principales paseos públicos de diferentes Departamentos. De esta manera es que el viernes 13, en marco de la despedida de los gauchos, se colocó en la plaza de Guandacol, departamento Felipe Varela, la placa recordatoria por el Bicentenario de la gesta sanmartiniana. 

Asimismo, el pasado lunes 16 se concretó el descubrimiento de la mencionada placa en la plaza principal de Malanzán, departamento Juan Facundo Quiroga. Mismo acto se realizó ayer martes 17 en la Plaza 25 de Mayo de la Capital, con la presencia del gobernador Sergio Casas. Por último, hoy se realizará este homenaje en la plaza principal de Chilecito. 

Acto central en la Cordillera
El viernes 20 de enero se concretará finalmente la reedición de la expedición con la presencia del gobernador Sergio Casas, intendentes, diputados y funcionarios del Ejecutivo Provincial, además de los riojanos y turistas que quieran participar del homenaje.

De acuerdo al programa, a primera hora de la mañana partirán los expedicionarios a lomo de mula desde el paraje Barrancas Blancas. Se prevé a las 10.30 concluir la primera etapa de la travesía en el cruce del Río Salado y luego continuar hasta el Refugio de Comecaballos, donde se concluirá la segunda etapa del recorrido y se realizará el encuentro de autoridades argentinas y chilenas. Finalmente, las columnas encabezadas por el gobernador Sergio Casas partirán hacia el hito internacional de Comecaballos, ubicado a 4.549 metros sobre el nivel del mar, en plena cordillera de Los Andes, para concretar el acto protocolar en horas del mediodía.

Un repaso por la historia
El General José de San Martín planeó la invasión militar a Chile con seis columnas perfectamente sincronizadas, todas tenían fechas de partida, distancia que debían recorrer por jornada y fecha de toma de los objetivos y se cumplieron sus directivas con total exactitud.

El mismo día que San Martín triunfaba en Chacabuco con las dos columnas principales a su cargo, las cuatro auxiliadoras tomaban los objetivos con total éxito. De estas últimas, la única en la que tuvo participación activa el General Manuel Belgrano, jefe del Ejército del Norte, fue en la de la Rioja. A pedido de San Martín, Belgrano debió enviar a dos oficiales de su confianza para que organizaran la misión. Ambos hombres eran nacidos en la Banda Oriental del Uruguay, por entonces parte de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Eran los coroneles Benito Martínez, quien vino a hacerse cargo del gobierno riojano a un mes de haberse declarado la Independencia de nuestra Patria y Francisco Zelada, quien fue designado para encabezar la Expedición.

Francisco Zelada partió desde Tucumán con 12 hombres de línea en los primeros días de enero de 1817, con las instrucciones de llegar a Guandacol antes del 22 de enero, fecha establecida por el General San Martín para que partieran todas las columnas. Allí ya lo esperaban el Gobernador Martínez, los 200 llanistas, el capitán Nicolás Dávila y sus hombres, con los baquianos y rastreadores de la zona.

Gran sorpresa debió llevarse Zelada cuando se enteró que los más de 300 riojanos que mandaría eran milicianos, es decir voluntarios con casi nula instrucción militar, de profesiones arrieros, labradores, mineros, domadores, criadores, baquianos, rastreadores, vestidos con sus pilchas gauchas y armados con lo que tenían.

El Objetivo
La expedición auxiliar Zelada-Dávila, tuvo como objetivo tomar dos puntos principales del territorio chileno; la localidad de Copiapó cuya importancia residía en ese entonces por la minería que allí se desarrollaba y el puerto de Huasco, en la región de Atacama, donde se encontraban fuerzas militares realistas. La expedición que se realizó por la cordillera riojana cruzó por el Paso de Comecaballos.

San Martín solicitó apoyo a Manuel Belgrano, quien decidió enviar a La Rioja al oficial Benito Martínez, nacido en la Banda Oriental, con una gran experiencia adquirida con el Ejército del Norte. Martínez solicitó al Comandante de Armas del oeste riojano, Nicolás Dávila, quien se encontraba en Famatina, que reclutara un contingente de hombres, consiguiendo Dávila, ciento cincuenta personas. Además, se contactó con el mismo propósito con el Comandante de Armas de Los Llanos, Fulgencio Peñaloza, quien recibió colaboración para esto de Juan Facundo Quiroga, llegando a juntar doscientos llanistas aproximadamente.

Una vez que el contingente compuesto por trescientos cincuenta hombres estaba listo, el 12 de enero de 1817, partieron desde Chilecito por la Cuesta de Miranda, hacia Guandacol, para trasponer la Cordillera por el Paso de Comecaballos, paralelo al de Pircas Negras y Peñas Negras.

Comecaballos, era un sendero que transitaban frecuentemente arrieros que trasladaban ganado en pie hacia Copiapó, donde había una gran actividad minera, de la cual participaban muchos riojanos.

El 22 de enero, partió la expedición encabezada por el oficial Francisco Zelada, junto a doce hombres experimentados más, mandados por Manuel Belgrano y Nicolás Dávila con sus trescientos cincuenta milicianos (personas sin experiencia en combate).

Según los registros, la Expedición Auxiliar Zelada-Dávila, llegó a territorio Chileno el 1 de febrero, donde dividieron sus fuerzas, en la unión del Río Cachito y Jonquera, con el propósito de tomar Huasco y Copiapó. Dávila encabezó la que tomó Copiapó con un ejército aproximado de ochenta hombres, mientras que Zelada llegó a Huasco con el resto de las tropas. Esta estrategia se llevó a cabo de acuerdo con lo planificado por el General San Martín, para que de manera sincronizada los ejércitos llegaran a territorio chileno y tomarán posesión, simultáneamente, el 12 de febrero.

La más importante
La Expedición Zelada-Dávila fue incluso más importante que la que cruzó a Chile por San Juan, dada la cantidad de hombres que participaron y las dificultades del trayecto, teniendo en cuenta su mayor longitud y la altitud, llegando en partes a más de cinco mil metros sobre el nivel del mar.




Agregar comentario:
@ Un nombre que se mostrara al público.
Al enviar un comentario acepta los terminos del servicio.
Comentarios desde Facebook: